Nomenclatura química


-???-

Este libro nace de la ampliación de unos pequeños apuntes que facilité a mis alumnos de química cuando llegó el momento de abordar el tema de la formulación y nomenclatura. En mi época de estudiante, prácticamente sólo se estudiaba el método clásico y aunque se utilizaban las nuevas tendencias, éstas no presentaban demasiada dificultad para incorporarlas al cuerpo general. Aun así, el proceso de aprendizaje precisaba de concentración, rigor lógico y la realización de un imprescindible número de ejercicios. La verdad es que disfruté con ello y acabé con la agradable sensación de quien conoce el nombre y el funcionamiento de las piezas de un motor y puede enfrentarse así a cualquiera de sus averías. Me gustaría que el lector tuviera esa misma sensación con la lectura de este libro. Actualmente, para explicar el tema que nos ocupa, existen al menos tres métodos diferentes de nomenclatura, en la elaboración de un sólo nombre químico.

He concebido este libro en dos partes. La primera intenta mantener el formato de un manual de formulación al uso, con la salvedad de que a cada sustancia se le asigna un único nombre, que llamamos nombre científico, y explica la manera de deducir su fórmula a partir de su nombre o viceversa. También se manejan el nombre común, el nombre trivial y otros conceptos relacionados cuya definición se da en el glosario. No se proponen ejercicios para realizar por el lector, sino que todos los ejemplos se explican suponiendo en éste un mínimo de conocimientos de química básicos.

La segunda parte del libro, pues, describe a todas las sustancias que aparecen en la primera atendiendo a su uso común, a su faceta no sólo técnica sino incluso doméstica, a su importancia en la historia y a las raíces de su o sus nombres. Agrupar en un mismo epígrafe sustancias que tienen relación etimológica no es sólo una curiosidad o un entretenimiento. Si se tienen nombres que proceden unos de otros es porque a su vez se pertenece a una secuencia de procesos químicos en los que una sustancia lleva a la otra. Conocer estas relaciones tiene un valor pedagógico evidente. También se han traído al texto nombres arcaicos que todavía se utilizan en los catálogos comerciales y en las páginas de Internet. No tienen visos de desaparecer ya que obviamente resultan más bonitos y sugerentes que los nombres científicos


-???- | -???-